Guía «Para empezar»

Puedes descargar en PDF la guía completa, a continuación te copio solamente el texto:

Para empezar: algunas aclaraciones antes de apuntarte a las clases online

Los Estiramientos de Cadenas Musculares son una práctica corporal precisa y sencilla.
Tratan de liberar al cuerpo de tensiones profundas, para mejorar la alineación, conservar el movimiento y despertar la consciencia sensorial.
A través de consignas verbales, vas experimentando un estiramiento suave, sostenido y consciente en determinadas posiciones.
Conectas con el sentir, ayudándote a reconocer tus necesidades y límites y a cuidarte en el proceso.

Es otro paradigma

No va de esfuerzo, y no hay resultados rápidos garantizados.
Por cultura y educación, nuestra manera de pensar funciona bastante así: «si hago A, conseguiré B» (y si me aplico mucho, más rápido llegaré a mi objetivo).
Y cómo reaccionamos cuando algo escapa a nuestro control, por mucho que nos esforcemos y le echemos voluntad?
En su día me hizo ‘clic’ la palabra alternancia. Entendiéndola no sólo en el aspecto físico –movimientos variados le van bien al cuerpo– sino mental: ¿que pasa si la disciplina un rato y me abro a sentir?

Resumiendo muchísimo, te cuento: en el polo opuesto de gimnasios y el ‘machaque’ están las llamadas gimnasias suaves. A ver si te suenan: Antigimnasia, Feldenkrais, Técnica Alexander, Eutonía, Rolfing, etc.
Abordan la unidad cuerpo-emoción-mente para ayudar a la persona tomar conciencia: de sus patrones de tensión, su postura / movimientos, corazas, etc. Eso, para empezar.
Los ECM van en esta línea.

Un método humanista, global y respetuoso.

¿Se parece al yoga?

Sí y no. No hay asanas sino experimentos. La respiración, lo más espontánea posible.
Ciertas posiciones se asemejan, lo importante es que siempre las realices a tu ritmo y modo (p.ej. eliges con qué lado empezar, cuánto quieres permanecer…) y sin ánimo de ir al tope ni forzar. Percibe, reparte tu atención y curiosea, tu cuerpo ya ‘toma nota’.
Tampoco te digo cómo respirar, vas a privilegiar la respiración natural, que se va adaptando según necesitas en cada momento.

El concepto de cadenas musculares es clave.
Evitamos ‘dar caña’ o tonificar cadenas ya sobrecargadas, y tenemos en cuenta los últimos descubrimientos sobre la fascia.
Como desde Mézières ya sabemos que los acortamientos en una parte afectan al todo, procuramos estirar globalmente en cada sesión. No una parte a costa de otra (compensaciones).
Por ejemplo, no me pidas sólo un ejercicio para estirar isquiotibiales… No es éste el enfoque. 

Cómo es para ti

La persona que facilita no muestra, sino que guía a través de consignas verbales.
Salvo excepciones, como facilitadora no realizo el experimento sino que propongo y voy guiando la práctica con mi voz. Estoy pendiente para comprobar que se ha entendido y construyo la sesión teniendo en cuenta las respuestas verbales –y sobre todo corporales– que observo.

No hay series o sesiones predefinidas. La escucha también funciona por resonancia, estando ahí con atención plena al grupo.

Ayuda a la autorregulación
No te pido llegar a una posición exacta sino adaptar la propuesta a tu condición, basándote en la confianza en la capacidad del cuerpo para regularse en cuanto le das la oportunidad. Busca la experiencia directa de ti mismo/a, sin filtros.

Es más interesante el proceso que el resultado (por otro lado, imprevisible) y evitamos la sugestión o la visualización para decirte lo que debes sentir. Escucharás preguntas, que te ayudan a observar, sentir y abrirte a lo que encuentres, lo que ya está ahí.

Se trata más de permitir, que de forzar

El estiramiento es suave, sostenido y consciente, preferentemente en descarga
Siempre has de respetar tus límites, para evitar hacerte daño. Además si cultivas una actitud receptiva (no querer conseguir, lograr el máximo de entrada…) notarás menos resistencias porque el cuerpo no necesita entrar en defensa.
Al trabajar en descarga cuidas especialmente columna y articulaciones: evitas estiramientos amplios sujetando peso, con la carga extra y el peligro que esto supone (sobre todo en caso de lesiones, compensaciones y desalineamientos).

La atención a las sensaciones, va liberando la compulsión mental y ese desgaste de energía
Pensar todo el tiempo es agotador, ya lo sabes. Pero si te lo permites, si te das momentos para sentir (sin juicio, sin analizar) tu Ser –conciencia, como lo quieras llamar– te va dando pistas hacia un mayor bienestar, sueltas bloqueos, etc. No tienes que hacer nada especial, más bien dejar de hacer, de apresurarte y de forzar. Es un proceso y no automático. Estoy aquí para acompañarte.

No estamos aplastados por la gravedad, sino por las acciones musculares que se vuelven excesivas, tratando de luchar contra ella. Françoise Mézières

Existe manera más ‘económica’ y placentera de funcionar. Igual toca desaprender, ¡porque se puede!
Anímate a entrar en los experimentos con espíritu curioso, ganas de investigar –incluso en ocasiones, jugar– y observar cómo es en cada momento habitar tu cuerpo, con toda su gama de percepciones.
Date cuenta de tus propios hallazgos o de los nuevos interrogantes. Cuanto menos das por supuesto, mejor te conoces: la posibilidad de abrirte a reconocer y permitir que se recoloquen aspectos de ti desde la calma. Permeable, y con confianza.
Explora.

Sin ver cómo es, no sé si lo hago bien

Típico. Estamos tan condicionados por la vista y por querer hacerlo bien… Cuando empecé de alumna, a veces la tentación vivía al lado: mirar a alguien –seguro que sabe– para asegurarme de que yo había entendido la propuesta, de que estaba haciendo lo que tocaOlvídalo y no temas equivocarte. No es tan peligroso, ya verás y crearás nuevas conexiones 😉

Por cierto: no te conté toda toda la verdad en cuanto a las pantallas. Porque yo sí que necesito verte. Te pediré que coloques la cámara de tu dispositivo de manera precisa para poder guiarte correctamente.
Y una cosa más. Si pensabas que esto era una clase de gimnasia de mantenimiento para el cuerpo, te sorprenderá. Tu cerebro también se va a activar mientras construyes la «imagen mental» de la posición y vas integrando diferentes estímulos sensoriales. Entretenido, curioso. ¡Aunque también hay gente que se aburre! Ya me contarás cómo te va.

[continuará]

Deja un comentario