Clases online

¿Te animas a probar?¡Qué bien!

Si ya has acudido presencialmente, sabes que esa clase semanal es un «respiro» de las tensiones que vas acumulando y, a medida que te familiarizas con la práctica, puedes profundizar con más facilidad. Entonces además de soltar, liberar cargas… aprendes a conocerte mejor y reconocer lo que de verdad necesitas (no hacer caso sólo a lo que dice el personaje).

Como ahora no tenemos clases presenciales, te animo a apuntarte a las clases online en directo.

CLASE DE PRUEBA

Si no has practicado antes conmigo o con algún facilitador/a certificado/a, te sugiero en primer lugar a conocernos en una clase de prueba. Verás cómo se desarrollan las sesiones , cómo te sientes  y si quieres comprometerte a practicar en un grupo regular.

CLASE SEMANAL

Al practicar regularmente en grupo, es importante el espacio de seguridad que creamos para que cada uno/a explore y también pueda compartir con el resto. 

La asistencia a un grupo regular incluye la posibilidad de participar en un conversatorio mensual de una hora: un momento para poner en palabras y compartir lo que vamos «procesando» si nos apetece, siempre respetando el «contrato» de buen trato y confidencialidad.

CLASE INDIVIDUAL O COMPARTIDA

Si por ejemplo no te convienen los horarios propuestos pero aún así quieres empezar a practicar online, podemos buscar otro momento para una cita individual. Esta sesión puede ser compartida con máximo otras dos personas que elijas –aunque estéis en lugares distintos– si os ponéis de acuerdo entre vosotros/as en el horario y realizáis el pago de manera única, no por separado.